NIÑOS ESPECIALES

Educación de niños y jóvenes con discapacidades

Los roles de mamá y papá son diferentes pero complementarios y un padre que se limita a ser proveedor y máxima autoridad tiene una idea añeja sobre lo que significa la paternidad.

Lo ideal es que ambos compartan las responsabilidades económicas y emocionales para hacer más fácil y efectiva la crianza de los hijos. Considera que los niños necesitan que tanto tú como tu pareja jueguen con ellos, los eduquen, abracen y aconsejen.

Si te es difícil asumir un papel que aún no conoces o bajo el cual no fuiste educado, sigue estos consejos:

  • Infórmate. Lee para conocer las necesidades físicas y emocionales de tu hijo en cada etapa de su desarrollo
  • Reconcíliate con tu infancia. Toma lo mejor de ella y no repitas patrones de conducta dañinos o métodos correctivos muy rígidos. Busca ayuda profesional si lo necesitas
  •  Escúchalo. Pon atención a lo que te dice con sus palabras y acciones. Los niños son muy honestos y transparentes con lo que sienten y piensa
  • Valida sus sentimientos. Respeta lo que le afecta y no menosprecies sus inquietudes. Sus batallas pueden parecer pequeñas pero son tan grandes y válidas como las tuya
  •  Crea empatía. Hazle saber que entiendes lo que está sintiendo. Por ejemplo: si lo ves triste, dale un abrazo; si está contento, dile lo feliz que estás de que se sienta bien
  • Ayúdalo. Sé paciente y explícale cómo hacer las cosas, involúcrate en su tarea, proyectos y entrenamientos. Tu apoyo hará una enorme diferencia
  • Celebra sus logros. Tus aplausos, porras y felicitaciones le otorgan valor a sus medallas, trofeos o diplomas
  • Participa en sus juegos. Déjalo que te gane y ¡diviértete! La idea es que sumen momentos de calidad juntos
  • Edúcalo  con paciencia. Acompaña cada orden o regaño con una explicación para que entienda el por qué de las cosas y aprenda a distinguir más rápido lo correcto de lo incorrecto
  • Haz acuerdos con tu pareja. Establezcan límites y respétenlos para no mandarle un doble mensaje
  • Dile cuánto lo quieres. Jamás subestimes el poder de un “te amo”, ten por seguro que nutrirás su autoestima y alegrarás su día. Checa ideas para hacerlo sentir especial.

La forma en la que hombres y mujeres disciplinan y muestran afecto es distinta. Usen esa diferencia a su favor para aprender uno del otro y mejorar la relación con su hijo. Recuerden que un niño que se siente bien, ¡se comporta mejor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *